ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Lo de siempre: los medios obviando los llamados del liderazgo palestino a la violencia
por Grupo ReVista
20 de Noviembre de 2019

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
La cascada de cobertura que suscitó las recientes declaraciones del Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, sobre la postura de la administración Trump respecto de los asentamientos israelíes, tapó, para variar, las declaraciones provenientes de la Autoridad Palestina y de los líderes de Fatah. Y es que, éstas, afean la manida y fraudulenta moraleja que, en lugar de información, los medios le brindan o imponen a sus audiencias.

El 19 de noviembre de 2019, la agencia de noticias oficial de la Autoridad Palestina, Wafa, informaba:

“El liderazgo [de dicha autoridad] recalcó que habrá actividad [a raíz de la postura anunciada por Pompeo]… y que habrá reuniones… con el fin de considerar recomendaciones para fortalecer el frente interno y la resistencia popular a la luz de los intentos de la administración americana de eliminar la causa palestina… Durante su reunión especial, el liderazgo demandó que las masas del pueblo palestino en la patria y en todas partes actúe para frustrar el complot para eliminar la causa palestina”.

“Resistencia popular” es, a la vez, un eufemismo y una clave para “terrorismo” o “acciones violentas”. Y el llamado es a realizarla “en todas partes”.

Efectivamente, como señalaba la organización Palestinian Media Watch (PMW), que era la que recogía estas declaraciones, “los términos ‘levantamiento/resistencia pacífica' y ‘levantamiento/resistencia popular' son utilizados por el liderazgo de la Autoridad Palestina (y por el del grupo terrorista Hamás también) para referirse a cualquier cosa que va desde la protesta pacífica a la violencia y el terror”. Palestinian Media Watch ha documentado cómo estos términos aparentemente inocentes, son utilizados por el liderazgo de dicha autoridad para referirse a ataques terroristas mortales y a olas de atentados terroristas. Por ejemplo, indicaba la organización, Mahmoud Abbás llegó a definir como “popular y pacífica” al terrorismo asesino durante la ola de terror de 2015 y 2016, conocida como “intifada de los cuchillos”, en la que 40 personas perdieron la vida y cientos resultaron heridos por ataques con cuchillos, disparos y ataques con coches. Luego de que 14 personas hubieran sido asesinadas, Abbas apareció en la televisión diciendo:

“Queremos un levantamiento popular pacífico, eso es lo que es.”

Inmediatamente antes del inicio de la llamada “intifada de los cuchillos”, el propio Abbas, durante un discurso (emitido por la televisión oficial de la Autoridad Palestina el 16 de septiembre de 2015), espetó:

Bendecimos cada gota de sangre que se ha derramado por Jerusalén, esta sangre es limpia y pura, es sangre derramada por Alá... Cada mártir (Shahid) alcanzará el Paraíso, y todo quien ha sido herido será recompensado por Alá. La [mezquita] de al-Aqsa es nuestra, la Iglesia del Santo Sepulcro es nuestra…”.

Y un años antes, el propio presidente de la Autoridad Palestina, declaraba (palabras emitidas 19 veces por la televisión de la Autoridad Palestina entre el 17 y el 19 de octubre de 2014):

Hay personas realizando 'Ribat' [conflicto religioso / guerra sobre tierra que ser reclama como islámica]. Todos debemos llevar a cabo el 'Ribat' en Al-Aqsa [mezquita]. No es suficiente decir: 'los colonos han llegado [a la mezquita]'. Han venido, y no deben venir al Santuario (es decir, Monte del templo). Tenemos que evitar, de cualquier modo, que entren [los israelíes/judíos] en el santuario. Este es nuestro Santuario...”.

Lo “que es”, pues, lo saben muy bien aquellos a quienes va dirigido el mensaje.

En este sentido, PMW aventuraba que los palestinos que escuchan este llamado a la “resistencia popular”, “en todas partes”, del liderazgo de la Autoridad Palestina, puede entenderlo como el apoyo de la esta autoridad a ataques contra israelíes y estadounidenses en Israel y Cisjordania, así como también en el extranjero. Además, agregaba que en la primera Conferencia de Fatah para la Resistencia Popular celebrada recientemente, los miembros de Fatah llamaron y recalcaron la necesidad de “resistencia” y de “resistencia popular”.

En dicho evento, dio a conocer PMW, el suplente de Abbas en Fatah, Mahmoud Al-Aloul explicó que la “resistencia” es “constante” y que está “en curso”; además, que dijo que “no debe ser detenida o pospuesta” en aras de un “acuerdo [o] de negociaciones”. Sólo combinadas con la “resistencia”, aseguró Al-Aloul, las negociaciones con Israel serán exitosas.

En la misma conferencia, Jamal Muhaisen, miembro del Comité Central de Fatah, fue algo más explícito:

“Debemos beneficiarnos de nuestra experiencia palestina en lo que está relacionado con la primera intifada [ataques terroristas], y también beneficiarnos de la experiencia de la intifada del túnel [terrorismo] y también de la intifada Al-Aqsa [terrorismo]”.

Hace ya un tiempo que no se ofrece información. Con suerte, es sólo ruido; pero habitualmente, es ideología apenas disfrazada de información.

Por cierto, una mayoría de medios callaba este nuevo llamado a la violencia con la excusa de cubrir la declaración de Pompeo… Pero esa cobertura era otro ejemplo de omisiones, fabricaciones y una excusa para avanzar posicionamientos ideológicos.

El País daba cuenta de estas palabras. Pero muy a su sesgada manera. Y decir sesgado es un acto de minimización. Porque el medio ofrecía una pieza de propaganda anti-israelí (titulado falazmente “La ocupación sin ley de Palestina”, y un destacado que rezaba: “Israel impone la segregación a casi tres millones de palestinos…”) sin más fuentes que las habituales voces (palestinas, de ONG) contrarias a Israel que pintaban falsamente al Estado judío como “apartheid” para, luego de una diatriba de omisiones, engaños y lugares comunes del activismo anti-israelí, y en un recuadro final, presentar las declaraciones mencionadas más arriba. Allí, “resistencia” se convertía en lo que los líderes palestinos pretenden que las audiencias occidentales crean que es: una pacífica y desesperada oposición a la perfidia israelí. El medio, muy obediente, cumplía con ese propósito holgadamente.
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009