ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Saeb Erekat: la hipocresía de los líderes palestinos salvaguardada por los medios en español
por Marcelo Wio
21 de Octubre de 2020

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
En junio de 2020, una de las fuentes de información predilectas sobre Israel y los asuntos vinculados con el conflicto árabe-israelí de los medios en español, el diario Ha'aretz, informaba que el Ministerio de Salud de la Autoridad Palestina se estaba negando a concertar citas en hospitales israelíes para pacientes de Cisjordania y Gaza, y que no emitiría los certificados de coberturas para el pago de tratamientos en Israel. Esto sucedía en el marco del enésimo anuncio de ruptura de cooperación con las autoridades israelíes por parte del mencionado ente palestino.

En tanto que el 21 de julio de 2020, y ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el propio Coordinador Especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Nikolái Mladenov, decía:

“El reto de hacer frente al rápido aumento de los casos en Cisjordania y de impulsar los esfuerzos de prevención en Gaza se ha visto considerablemente agravado por el fin de la coordinación entre la Autoridad Palestina e Israel. La negativa de la Autoridad Palestina a aceptar cualquier ingreso de liquidación transferido por Israel ha exacerbado una crisis fiscal ya preocupante y ha afectado la prestación de servicios. Ha bloqueado efectivamente la capacidad de los pacientes para viajar desde Gaza para recibir tratamiento fuera de la Franja y ha provocado retrasos en la entrega de la asistencia humanitaria y los materiales destinados a la respuesta a COVID-19 y otros servicios y apoyo sanitarios”.

¿Y por qué esta negativa a colaborar?

Debido a las siniestras prioridades de la Autoridad Palestina que, de acuerdo a lo que informaba el diario israelí Jerusalem Post, (1 de abril de 2020), había optado a principios de dicho mes por “pagar los salarios de los terroristas [presos en cárceles israelíes – un gran número condenado por delitos de sangre] antes que los de los maestros y los beneficiarios de la ayuda social, ya que prevé una caída de los ingresos como resultado de la crisis del coronavirus”.

Siniestras porque, según refería en noviembre de 2017 Palestinian Media Watch, el director del Accountability Program la ONG Defence for Children International - Palestine (DCI-P), de la que no puede sospecharse un sesgo pro-israelí, precisamente, llegó a decir en una entrevista en la televisión oficial de la Autoridad Palestina que, de hecho, los menores palestinos cometen atentados terroristas, y que lo hacen no necesariamente porque quieran atacar a israelíes, sino para aumentar o mantener su estatus en la sociedad palestina.

A la vista está cómo este andamiaje de recompensas económicas y sociales (reputación, honor), incide en la decisión de los jóvenes y niños de optar por el camino de la violencia.
 
 
 
Lo cual, por otra parte, es una lógica consecuencia del artículo 17 de la constitución de Fatah, que reza:

La revolución pública armada es el método inevitable para liberar palestina”.

Y (artículo 19), por si no quedara claro:

La lucha armada es una estrategia, no una táctica, y la revolución armada del pueblo árabe palestino es un factor decisivo en la lucha por la liberación y en el arrancar la existencia sionista, y esta lucha no cesará a menos que el estado sionista sea demolido y Palestina completamente liberada”.

Por eso Fatah (artículo 22) se “opone a cualquier solución política ofrecida como alternativa a la demolición de la ocupación sionista de Palestina…”, y (artículo 12) insta “completa liberación de Palestina, y a la erradicación de la existencia económica, política, militar y cultural sionista”.
 
Vamos, más claro, y es transparente...
 
 
 

Pero (necesarias) digresiones aparte, ¿a dónde conduce todo esto?

A la habitual hipocresía del liderazgo palestino y a la ya esperable omisión de los medios en español: mientras los palestinos se ven perjudicados por las decisiones de sus líderes, el Secretario General de la OLP, Saeb Erekat, está siendo atendido en un hospital israelí “a petición de las autoridades palestinas” – las mismas que les niegan esa posibilidad a sus ciudadanos.

Recientemente, la organización Palestinian Media Watch señalaba incluso que mientras Israel ha estado facilitando entrenamiento médico y otras ayudas a la población palestina para luchar contra el coronavirus, la Autoridad Palestina ha utilizado la pandemia para difundir el libelo de que Israel está infectando de manera intencional a los palestinos con el virus. De hecho, el propio Saeb Erekat firmó un artículo de opinión en el diario oficial de la Autoridad Palestina, el Al-Hayat Al-Jadida (30 de marzo de 2020) donde afirmaba que los israelíes “escupen en los coches y propiedades palestinas con el fin de transmitir la enfermedad del Corona” para cumplir con “el salvaje deseo de deshacerse del pueblo palestina como sea”.

Hoy está ingresado en un hospital israelí. No en uno palestino. O libanés, sirio, jordano, egipcio, turco… Israelí.

Muy poco les interesan los palestinos a los líderes palestinos. Lo demuestran casi a diario. Aunque los medios se esfuercen por no verlo.
 
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009