ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Libelos de sangre, teorías conspirativas y coronavirus
por Ricki Hollander
25 de Marzo de 2020

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
Durante siglos, los libelos de sangre y las teorías conspirativas han jugado un papel trágico en la historia judía, incitando a los pogromos y siendo responsables de la tortura y los asesinatos de innumerables judíos. Estas calumnias han adoptado diversas formas, variaciones sobre el mismo tema: los judíos como colectivo - o, en los tiempos modernos, el Estado judío como colectivo - conspiran para matar, destruir o dañar a los no judíos con fines rituales o para obtener ganancias monetarias y poder.
 
Tanto los libelos de sangre medievales que acusan a los judíos de asesinar a jóvenes cristianos como parte de los rituales de la Pascua, como las similares calumnias de conspiración antijudía que acusan a los judíos de beneficiarse con el daño a los no judíos, provienen de la primitiva superstición de que los judíos son agentes del diablo. Los libelos antijudíos continúan siendo perpetrados por antisemitas de todo tipo. A medida que se acerca la Pascua, y el mundo se ve envuelto en una pandemia de coronavirus, podemos esperar más de lo mismo.
 

El libelo de sangre

Los libelos de sangre medievales comenzaron en 1144 cuando el aparente asesinato de un joven aprendiz de curtidor, Guillermo de Norwich, fue atribuido a los judíos de la ciudad. La historia que se construyó respecto a Guillermo, declarado santo, era que fue asesinado por los judíos durante el período de Pascua, que la comunidad judía de Norwich fue elegida por sorteo para sacrificar ritualmente a un joven cristiano en un ritual judío de Pascua, y que la comunidad judía se las arregló para sobornar al funcionario local para que mirara hacia otro lado.

Durante los años siguientes, se lanzaron calumnias similares contra los judíos en Inglaterra. Cuando un joven desaparecía o era encontrado muerto, la familia y la comunidad local culpaban a los judíos del pueblo, acusándolos de victimizar al joven como parte de un ritual judío. Sus acusaciones se basaban en el falso y difamatorio mito de que los judíos necesitaban la sangre de un joven cristiano para celebrar la Pascua. Estos libelos de sangre, alimentados por la superstición medieval y el odio a los judíos como "el otro", se extendieron rápidamente por el resto de Europa.

En 1171, toda la comunidad judía de Blois, Francia, fue sentenciada a muerte y quemada viva en base a un libelo de sangre. En Inglaterra, otra calumnia fue pronto sancionada por las más altas autoridades, cuando en 1255 se descubrió el cuerpo de un joven en un pozo propiedad de un judío en Lincoln y se culpó de su muerte a toda la comunidad judía que, se decía, había torturado y asesinado al chico para burlarse de la crucifixión de Cristo. El libelo de sangre convirtió a la víctima ahogada en una santa, que llegó a ser conocida como Little St. Hugh, y dio lugar al arresto de docenas de judíos que habían venido a Lincoln para celebrar una boda. Muchos de ellos recibieron sentencias de muerte, avaladas por el Rey de Inglaterra que confiscó sus propiedades.

El libelo de sangre fue empleado por los antisemitas como un vehículo con el que arrasar con las comunidades judías y apropiarse de las pertenencias de los judíos ejecutados. Siempre se siguió el mismo patrón.

En 1475, los odiadores de judíos, incitados por el obispo de Trento, torturaron físicamente a los judíos que vivían en esa ciudad italiana durante varias semanas hasta que extrajeron las confesiones que querían oír sobre los rituales asesinos de la Pascua judía que se habrían cobrado la vida de un joven, Simón. Aunque los judíos fueron declarados inocentes y la muerte de Simón se atribuyó a los cristianos que querían apropiarse de las pertenencias de los judíos de la ciudad, tanto Simón como el obispo antisemita fueron posteriormente canonizados, perpetuando así la difamación.

En 1840, el libelo de sangre medieval llegó a Oriente Medio cuando un monje capuchino, el padre Thomas, y su sirviente musulmán, Ibrahim Amara, desaparecieron en el Damasco gobernado por los otomanos. Aunque los hechos apuntaban a otra parte, la primitiva calumnia se volvió a plantear, esta vez contra los judíos de Damasco, acusados de asesinar al monje y a su sirviente para usar su sangre en los rituales de la Pascua. Nueve judíos fueron arrestados y torturados para obtener confesiones. El falso juicio fue orquestado por el cónsul francés, un corrupto y notorio antisemita. A pesar de las protestas de la judería occidental y de los llamamientos de judíos prominentes, una prensa condescendiente aceptó el libelo de sangre contra el judaísmo como un hecho establecido.

En 1911, el libelo de sangre levantó su fea cabeza en Kiev (Ucrania) con acusaciones contra un judío local de nombre Menachem Mendel Beilis, que fue falsamente acusado de asesinar a Andrei Yushchinsky, de 12 años de edad, con fines rituales judíos. En el funeral, grupos antisemitas hicieron llamamientos a lanzar pogromos en las comunidades judías para vengar la muerte de Andrei y la supuesta barbarie del judaísmo. Y mientras una investigación policial implicaba a una banda criminal no judía en el asesinato del joven, un fiscal antisemita y sus aliados en el gobierno, sin embargo, juzgaron a Beilis con cargos falsos de asesinato ritual judío. Mientras que hubo quienes defendieron a Beilis y fue finalmente absuelto, el juicio expuso el gran número de odios judíos supuestamente iluminados que tan fácilmente y de buena gana se apoderaron de una absurda y poco inteligente acusación de los judíos y el judaísmo.

En 2003, Hezbollah TV emitió una serie de varias partes titulada Al-Shatat ("Diáspora") que pretendía exponer la "historia criminal del sionismo" y describía el asesinato ritual de un niño cristiano por parte de judíos que usaban su sangre para hornear matzos para la Pascua.

Un pseudo-documental en YouTube titulado "Asesinato ritual oculto de un niño judío a lo largo de la historia" fue publicado en el grupo de Facebook "Boicot a Israel... Apoya a BDS" y todavía puede ser encontrado en Internet, subido por neo-nazis, anti-sionistas y otros que odian a los judíos.

Miftah, un grupo palestino liderado por Hanan Ashrawi, publicó en su sitio web un artículo del periodista palestino Nawwaf Al Zaru criticando el Séder de Pascua del Presidente Obama en la Casa Blanca. El artículo presenta la calumnia de sangre anti-judía como un hecho:

“¡¿Sabe el presidente Obama la verdad sobre la conexión entre la 'Pascua' y la 'sangre cristiana', por ejemplo?! ¡¿O entre la 'Pascua' y las 'danzas de sangre judía'?! ¡¿O es cuestión de complacer al Consejo Judío para complacerlo o para compensar las declaraciones sobre una 'solución de dos estados'...?!"

Después de responder inicialmente denunciando lo que llamó la "campaña de desprestigio" en su contra - y atacando al bloguero judío que había expuesto la calumnia de sangre - el grupo de Ashrawi finalmente retiró el artículo.

El libelo de sangre a veces se dirige contra los sionistas y el estado judío como representantes de los judíos y de la religión judía. En la última Pascua, la Baronesa Jenny Tonge, una política británica conocida por su retórica antisemita evocó la calumnia de sangre en una publicación de Facebook titulada "El ejército hiere a 27 palestinos, incluyendo a un bebé recién nacido, en Nablus", que tituló "¿Todos para celebrar la Pascua?".

En una forma ligeramente alterada, el libelo de sangre vive en las falsas acusaciones que acusan a los judíos/sionistas de extraer los órganos de sus desafortunadas víctimas palestinas - un elemento básico de la propaganda anti-judía del mundo árabe y en los círculos anti-sionistas.
 

Teorías Conspirativas

Otra forma de libelo de sangre es culpar a los judíos de desatar plagas y depresiones económicas o beneficiarse de ellas. Durante la devastadora Peste Bubónica - "La Peste Negra" - que mató a más de un tercio de la población de Europa a mediados del siglo XIV, los judíos fueron vistos como agentes de Satanás trabajando para destruir el mundo cristiano. Se les culpó de causar la enfermedad envenenando pozos - y fueron torturados hasta que confesaron los crímenes en los que insistían sus atormentadores.

Muchos de los judíos que sobrevivieron a la Peste Negra, fueron masacrados en las masacres y pogromos que se produjeron como resultado de la difamación. Más de 200 comunidades judías en toda Suiza y Alemania fueron destruidas, las familias quemadas y sacrificadas, sus pertenencias saqueadas.

Esta calumnia, como otras calumnias de sangre, fue la herramienta de propaganda que permitió a quienes odiaban a los judíos justificar su odio y sus acciones.
 

Libelos de Coronavirus

La pandemia de Covid-19 que actualmente envuelve al mundo también se ha convertido en una fuente de nuevas calumnias antijudías, procedentes principalmente, pero no exclusivamente, de los círculos habituales de antisemitas.

El mes pasado, un analista político iraquí apareció en la televisión iraquí Al Ayam para proclamar que el coronavirus es un "complot americano y judío para reducir la población mundial". Muhammad Sadeq Al-Hashemi basa esto en un meme de Internet ya refutado que afirma que un thriller ficticio de 1981 del autor estadounidense Dean Koontz predijo correctamente el brote de Covid-19. El analista iraquí lo convierte en una calumnia contra una América dominada por los judíos que habría desarrollado el coronavirus para matar a la población mundial. Afirma que los judíos controlan América, después de haber matado a la gran mayoría de su población original antes de 1948, y que tienen "un monopolio sobre los laboratorios que desarrollan armas biológicas y nucleares". (Lea más sobre la difamación aquí).

En Irán, afirmaciones similares están siendo divulgadas por los llamados "expertos". La organización MEMRI ha documentado una charla en la televisión iraní que sugiere que el Covid-19 fue realmente producido en uno de los laboratorios de bioterrorismo de Estados Unidos para atacar a grupos étnicos específicos. El Dr. Ali Karami, presentado como "profesor de medicina", declara que "en el régimen sionista, trabajan con agentes de bioterrorismo que sólo infectan a un cierto grupo étnico - los palestinos" e insiste en que los estadounidenses e israelíes han secuenciado el genoma de los iraníes, violando las convenciones internacionales, para crear "armas étnicas" que causan mayores tasas de mortalidad "entre ciertas razas".

Uno podría reírse de lo absurdo de estas afirmaciones, pero el grado de absurdo está directamente correlacionado con el grado de odio que los calumniadores albergan contra los judíos.

Un político turco, Fatih Erbakan proclamó en un discurso que el sionismo puede estar detrás del Coronavirus, que el virus "sirve a los objetivos del sionismo de disminuir el número de personas" y que "el sionismo es una bacteria de cinco mil años de antigüedad que ha causado el sufrimiento de la gente".

Y en el canal de televisión del presidente turco Erdogan en Turquía se presentó a Coþkun Basbug, que se autoproclama especialista en seguridad y terrorismo, para comentar la pandemia de Covid-19 y presentar una calumnia antisemita similar. Dijo:

“judíos sionistas han organizado y diseñado el virus #Corona como arma biológica, al igual que la gripe aviar y la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC). Quieren diseñar el mundo, apoderarse de los países, neutralizar la población mundial".

Un mensaje publicado en una página de Facebook de los medios de comunicación paquistaníes afirma falsamente que Israel se ha librado del coronavirus para sugerir que Israel diseñó el virus, tiene la cura, pero que la está ocultando al resto del mundo:
 

TRADUCCIÓN: "La presencia del coronavirus y los medios de protección para prevenirlo se ven en países de todo el mundo. Sólo en Israel no hay pacientes con el virus ni esfuerzos para prevenirlo. Así que no sería erróneo decir que este virus fue creado por Israel y que su cura también está disponible en Israel. ¿Cuál es su opinión?"
 
 

Aunque algunos de los comentaristas de la publicación afirman que la información subyacente es falsa, otros la aprovechan para culpar a Israel por la propagación del virus.

Un artículo de la AFP documentó y desacreditó esta y otras publicaciones similares en Facebook y Twitter.

El elenco de difamadores respecto al coronavirus incluye neo-nazis así como antisionistas del mundo musulmán. Tomemos, por ejemplo, al supremacista blanco, David Duke, que odia a los judíos. Especulando que el presidente Donald Trump podría haber contratado Covid-19 del ayudante judío del presidente brasileño, tuiteó "¿Están Israel y la élite sionista mundial a la altura de sus viejos trucos?"
 

 
 
El tuit enlaza con el podcast de Duke donde desarrolla el libelo, sugiriendo la "posibilidad" de que "sionistas judíos, sionistas radicales, élites judías radicales" o "el gobierno israelí" hayan "tratado conscientemente de salir de Trump". Duke proporciona todos los detalles imaginados de cómo los nefastos judíos podrían haber conspirado:

"Conocemos al Mossad... no creo que haya ningún horroroso acto que ellos o el gobierno israelí no hicieran si creyeran que eso sirviese a sus intereses y pensaran que podrían salirse con la suya. Y controlando al gobierno, creen que pueden salirse con la suya en cualquier cosa...

...de hecho, estoy seguro de que el gobierno israelí y el Mossad tienen todo tipo de capacidad para controlar y obtener este virus y reproducirlo y propagarlo de forma muy segura. Pueden tener a alguien a quien hayan inoculado el virus, alguien lo suficientemente joven como para no morir, de manera que tenga inmunidad contra el mismo. Podrían extenderlos por sus manos... para el caso, puede parecer que está usando un frasco de desinfectante de manos y podría estar lleno de virus.

Y lo mismo podrían hacer los agentes judíos en Irán, porque muy sospechosamente, el gobierno iraní está teniendo una enorme epidemia, y en su partido gobernante, en su parlamento... Si quisieran hacer daño a Irán, sería un juego de niños que un número de agentes del Mossad lo difundiera en Irán. También tienen un problema con esto en zonas del Líbano donde tienen el mayor enemigo en Hezbollah... Así que piensen en ello, amigos. Quiero decir, se sabe que han hecho esto...”.

Otras iteraciones de la calumnia incluyen la afirmación falsa de que Israel trata a los judíos y a los no judíos de manera diferente con respecto al coronavirus. Por ejemplo, el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Cal State, el proponente del BDS, Asad Abu Khalil, tuiteó su especulación de que habría "diferentes procedimientos médicos" para aquellos con Covid-19, dependiendo de si uno era judío o no, con los no judíos siendo arrojados a "prisiones masivas".
 

 
 
Y el activista sudafricano de BDS Ronnie Kasril lo afirmó falsamente:

"Israel ...sólo da sus consejos sobre el coronavirus en hebreo, ignorando la lengua materna árabe del 20% de los palestinos que viven dentro del estado sionista. Las consecuencias de su asedio a Gaza y la ocupación militar de Cisjordania, donde los suministros médicos son deliberadamente escasos, son aterradoras".

Muchas de las calumnias actuales se encuentran en las fosas sépticas de internet - en las webs personales o en las páginas de medios sociales de conocidos enemigos de los judíos. La ADL (Liga contra la Difamación) ha documentado algunos de los tropos y memes antisemitas encontrados en la red. (Ver aquí.)

Pero no todos vienen de círculos antisemitas conocidos. Por ejemplo, este tweet de judíos que planean ganar dinero con el sufrimiento causado por el coronavirus vino de una fuente inesperada, la actriz Rosanna Arquette.
 

 
 
El tuit implica que Israel conocía la existencia de Covid-19 y que estaba trabajando en una vacuna para él mucho antes del brote, que el Estado judío conspiró con un prominente inversor judío para mantenerlo en secreto hasta que pudieran obtener el máximo beneficio, sin importar el sufrimiento de los demás. Es el tropo del "judío codicioso" con el conocido mensaje antisemita de que el interés judío por el dinero y los beneficios supera cualquier preocupación por las vidas, especialmente las de los no judíos.

Es el tuit de una persona insensata y desinformada que se deja influenciar fácilmente por otros libelos de sangre antisemitas, una persona que ignora el hecho de que la enfermedad, Covid-19, que ahora aflige al mundo es uno de los muchos coronavirus, que Israel ha estado investigando otra vacuna contra el coronavirus y que ahora está trabajando en su adaptación para combatir la actual cepa del virus. Más allá de esto, era igualmente imperativo exponer esta publicación ignorante como un libelo de sangre.

Cuando así se hizo, Arquette borró el tuit y se disculpó, declarando que su madre es judía, que su marido fue galardonado por el museo del Holocausto y que ella no es en realidad antisemita.
 

 
 
Los acontecimientos actuales nos muestran que los libelos de sangre siguen proliferando en tiempos de aflicción y, por absurdo que sea y sea cual sea su origen, deben ser confrontados y contrarrestados porque todavía tienen el poder de influir.
 
 
 
 
 
Traducción: Grupo ReVista.
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009