ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Actores españoles protagonizan una campaña anti-israelí
España: mentiras y apología del terrorismo al servicio de la sensiblería anti-israelí
por Masha Gabriel
14 de Febrero de 2011

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir

Varios actores y periodistas españoles han difundido un video, que bajo el título “Y tú, ¿qué sientes?” pretende recaudar apoyos para la próxima Flotilla que intentará violar el bloqueo a la Franja de Gaza. La plataforma Rumbo a Gaza se encuentra detrás de esta grabación en la que se sostienen una serie de mentiras peligrosas que sólo contribuyen a confundir más a los espectadores, a la vez que se glorifica la “resistencia de Hamás”.

Estas son algunas de las falsedades y omisiones promovidas por ese video:

El pasado 31 de mayo nueve personas fueron asesinadas por el ejército israelí cuando viajaban rumbo a Gaza en la Flotilla de la Libertad

La autodenominada “Flotilla de la Libertad” estaba compuesta, entre otros, por miembros del grupo Turco IHH que manifestaron antes de zarpar su voluntad de convertirse en mártires.

IHH tiene estrechos vínculos con Al Qaeda y Hamás, pertenece a la organización Ittilaf Al-Khayr, o Unión del Bien (UOG en inglés), fundada por líderes de Hamás en el año 2000 y designada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos como organización terrorista.

El abordaje tuvo lugar dentro de la Zona Económica Exclusiva de Israel (a menos de 200 millas náuticas) y se realizó dentro de la legalidad contemplada por el Manual de San Remo sobre el Derecho Internacional aplicable a los Conflictos Armados en el Mar, que asegura que “Podrán ser capturadas las naves mercantes de las que se tengan motivos razonables para creer que violan el bloqueo. Las naves mercantes que, tras previa intimación, ofrezcan manifiestamente resistencia a su captura podrán ser atacadas.” (Art. 98, Manual de San Remo sobre el Derecho Internacional aplicable a los Conflictos Armados en el Mar-1994, Comité Internacional de la Cruz Roja, 1996).

Israel advirtió varias veces a la flotilla que, estando la zona bajo bloqueo, no podrían pasar e invitó a los activistas a ir al puerto de Ashdod y a enviar la ayuda humanitaria por tierra bajo el control de los miembros de la flotilla. Ellos se negaron.

Una comisión independiente israelí, liderada por el ex juez de la Corte Suprema Yacov Turkel e integrada entre otros por dos observadores internacionales (el Premio Nóbel de Paz irlandés Lord David Trimble, y el jurista canadiense Ken Watkin) responsabilizó al grupo organizador de la Flotilla, el turco IHH, de lo sucedido a bordo del Mavi Marmara, la más grande de las seis embarcaciones de la Flotilla.

Iban 6 barcos, más de 700 personas, 10.000 toneladas de ayuda humanitaria

Efectivamente, la Flotilla estaba compuesta por seis barcos. Cinco de ellos fueron interceptados sin incidentes. Sin embargo, en el Mavi Marmara, los primeros soldados que abordaron la embarcación y que ni siquiera portaban armas de fuego, fueron recibidos, según el informe Turkel, “con extrema violencia por parte de los militantes del grupo IHH”

En este barco concretamente no se encontró ayuda humanitaria, pero sí armas blancas, chalecos antibala y grandes sumas de dinero.

Ayuda que nunca llegó a su destino

Truncando las esperanzas de más de un millón y medio de palestinos que viven en Gaza

Si esa ayuda concreta tardó en llegar, habría que pedir explicaciones a Hamás ya que fueron ellos quienes la rechazaron. Y no es la primera vez que el grupo terrorista impide el acceso de la ayuda humanitaria a su población civil.

Sin embargo, pese a los ataques de los extremistas, otra ayuda sí llega a diario a través de los cauces destinados a ello, como el cruce de Kerem Shalom, donde “a pesar de la expansión de la capacidad de cruces terrestres, que posibilita que, día a día, 250 camiones puedan ingresar a la Franja de Gaza en la práctica, los palestinos no están maximizando la capacidad de los cruces. Desde el comienzo de agosto de 2010, el promedio de camiones que ingresan a la Franja fuede 176.”

Por otra parte, si, a pesar de las miles de toneladas diarias que Israel envía a Gaza, los activistas no querían pasar a través de esas fronteras, podían haber hecho llegar su ayuda a través de Egipto. Pero, conscientes del peso de la opinión pública internacional a la hora de juzgar este conflicto, en vez de optar por hacer llegar la ayuda humanitaria, prefirieron la confrontación con Israel. Su intención última no era pues la de entregar el cargamento, sino la de violar el bloqueo impuesto por Israel, EEUU y la Union Europea a Hamás, por ser un grupo terrorista. Si sus objetivos eran honestos, ¿por qué no aceptaron entonces desembarcar en otro puerto que hubiera garantizado la entrega o por qué llevaban medicinas caducadas y material inservible?

¿Os hacéis idea, de cómo se vive en Gaza?

Más allá de la propaganda victimista de Hamás, existe una realidad que señala que a pesar del bloqueo Gaza no vive una crisis humanitaria. Según el FMI su economía creció un 16% en la primera mitad de 2010. No se puede ignorar la pobreza de la población, pero tampoco su piscina olímpica o sus restaurantes de lujo apenas mencionados por los medios. No es miseria lo que ofrece la página oficial de turismo palestino, ¿por qué intentan entonces vendérnosla los actores españoles?

Desde el año 2007 su población sufre un bloqueo ilegal por parte del gobierno israelí que les mantiene asfixiados, maniatados, silenciados

En primer lugar, el bloqueo es legal. Es un bloqueo militar, que como hemos visto, no impide la entrada de alimentos, medicinas y material de primera necesidad y que comenzó después de que el grupo terrorista Hamás tomara el poder en la Franja de Gaza y empezara a lanzar cohetes contra la población israelí. Sólo se prohíbe la entrada de materiales que podrían ser utilizados para atacar a Israel. De hecho además, tras el incidente de la Flotilla, Israel expandió la lista de materiales que envía a Gaza, incluyendo muchos otros artículos que no son de primera necesidad.

Para poner fin al bloqueo, a Hamás sólo se le exige que cumpla las tres exigencias del Cuarteto para Oriente Medio compuesto por Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la ONU. Es decir reconocer a Israel, renunciar a la violencia y aceptar los acuerdos palestino-israelíes previos. Hamás se niega.

En segundo lugar, dicho bloqueo no sólo cuenta con el beneplácito del presidente palestino Mahmud Abbas sino que además no es responsabilidad exclusiva de Israel. Egipto comparte 11 kilómetros de frontera con Gaza.

Viven en una cárcel a cielo abierto donde nadie puede entrar ni salir

El Ministerio de Exteriores israelí informó de que: “Israel permite a los habitantes de Gaza y visitantes viajar entre Gaza e Israel, desde Gaza a Judea y Samaria (Cisjordania), e, inclusive, al exterior para tratamientos médicos, peregrinajes religiosos y viajes de negocios. Siempre que sea posible, Israel permite las actividades diplomáticas y el comercio y negocios con la Franja de Gaza.

Además de los viajes por motivos médicos, a 21.200 activistas de organizaciones internacionales y a más de 400 delegaciones diplomáticas les fue permitida la entrada en Gaza, mientras que se les otorgó permisos de salida de la Franja de Gaza a 2200 palestinos empleados por organizaciones internacionales.

Fueron otorgados 147 permisos a estudiantes palestinos para estudios académicos alrededor del mundo y permisos especiales a futbolistas para entrenar en Judea y Samaria y competir en partidos internacionales en el exterior.

Durante Navidad, se otorgaron, casi,400 permisos para visitar Belén desde Gaza, así como 100 permisos para viajar al extranjero. 257 autorizaciones fueron dadas a hombres de negocios de Gaza para facilitar las operaciones comerciales.”

Donde el 80% de la población depende de la ayuda humanitaria

Ayuda que llega a través de los cauces destinados para ello. Durante el año 2010 más de un millón de toneladas de ayuda humanitaria ingresó en Gaza desde Israel, lo que equivale, casi, a una tonelada de ayuda por cada hombre, mujer y niño.

Según la ONG Intermon Oxfam, “en la última década, la comunidad internacional ha destinado más de 12 mil millones de dólares al Territorio Palestino Ocupado. La cooperación española, concretamente, ha vivido un aumento exponencial de 327millones de euros (más de 446 millones de dólares) desde el año 2000 hasta 2008. Esto le ha permitido ser el séptimo donante mundial. Por otra parte, el Territorio ha ido ganando peso dentro de la cooperación española, situándose como segundo receptor de ayuda en 2008.”

La Agencia Reuters, por su parte, denunció la reducción de ayudas a la Autoridad Nacional Palestina por parte de los países árabes, a la vez que destacaba que en agosto de 2010 “las cifras del Ministerio de Finanzas palestino obtenidas por Reuters muestran que la AP ha recibido 583,5 millones de dólares en lo que va del 2010. Sólo el 22 por ciento fue suministrado por los donantes árabes y el resto provino de contribuyentes internacionales, como la Unión Europea y Estados Unidos.”

Donde los derechos humanos son pisoteados cada minuto

Efectivamente, los derechos humanos en Gaza brillan por su ausencia. Y de ello hay que pedir cuentas a Hamás que es quien gobierna desde el año 2007 persiguiendo a homosexuales, discriminando a las mujeres, acosando a los cristianos, asesinando a los oponentes políticos y manteniendo los crímenes de honor.

Les han robado sus cultivos, les han ocupado sus tierras, les han echado de sus casas

No existe ocupación en Gaza. Esto ha sido reconocido por miembros del propio Hamás, como Mohammed Nuseir, miembro de la oficina política del grupo terrorista, quien manifestó que “Gaza no está ocupada”, a pesar del mantra de ciertos sectores occidentales que insisten en hablar de “un ocupante israelí”.

Tal como informó en su día El Mundo.es, la Knesset “aprobó en octubre de 2004 el Plan de Desconexión, que contemplaba la evacuación de unos 8.500 colonos de 21 asentamientos judíos en Gaza y algunos centenares más en cuatro asentamientos de Cisjordania. También el Ejército de Israel se retira de dichas zonas.”

En agosto de 2005, el entonces primer ministro, Ariel Sharon, lleva a cabo la retirada de Gaza ante los festejos de los palestinos.

Por su parte, el grupo terrorista Hamás, anuncia en su primera rueda de prensa en diez años, que a pesar de la completa retirada de Gaza por parte de Israel, “la resistencia armada no cesará”, lo que provoca roces con la Autoridad Nacional Palestina, más dispuesta a aprovechar el camino abierto por Sharon.

Tras la retirada, Israel entregó sus invernaderos a los palestinos (3.200 invernaderos en pleno funcionamiento, con un total de 3.5 millones de m²cultivados), pero éstos fueron saqueados y destrozados por los propios palestinos, a pesar de los esfuerzos egipcios por impedirlo.

Pero no han logrado acabar con su dignidad, resisten como pueden

Sólo en 2005, Israel fue víctima de 2990 atentados terroristas. La digna resistencia a la que hace referencia el actor Pepe Viyuela incluye disparo de misiles, ataques terroristas, atentados, secuestros y asesinatos indiscriminados.

Hace dos años tuvo lugar una masacre sin precedentes

Basta echar un vistazo a un libro de historia o mirar un mapa de los conflictos actuales para no tildar el enfrentamiento entre Hamás e Israel de “masacre sin precedentes”, frase que corresponde más a un slogan que a una realidad.

Las bombas israelíes mataron a más de 1400 personas, el 85% eran civiles. Más de 300 eran niños.

Las cifras de los muertos en la Operación Plomo Fundido han sido objeto de polémica.

Por un lado, el enfrentamiento contra combatientes no uniformados y que se escabullen entre la población civil complica la categorización de las víctimas. Por otro lado, Hamás controla toda la información que se origina en la Franja de Gaza, y durante el enfrentamiento el grupo terrorista ocultó y/o manipuló los datos. Recientemente, en una entrevista al diario árabe Al Hayat, el ministro del Interior del gobierno de Hamás en la Franja de Gaza, Fathi Hammad, reconocía la falsedad de algunas de las cifras que inicialmente ellos mismos habían difundido. Hammad declaró en dicha entrevista por ejemplo, que los "oficiales de Policía" que murieron en el primer día de la operación Plomo Fundido eran realmente unos 250 miembros de Hamás, a pesar de que una vez concluida la ofensiva Hamás aseguró que sólo había sufrido 50 bajas. Con respecto a los “410 niños” también habría que mencionar que por “niño” se entiende a todo menor de 18 años, y que muchos de ellos podrían ser calificados como “jóvenes combatientes de Hamás”.

Por su parte, el Gobierno israelí estimó que durante la Operación Plomo Fundido fueron 1.166 palestinos quienes murieron y que en su mayoría pertenecían a las diversas organizaciones terroristas de la Franja de Gaza. Estas cifras se obtuvieron con un pormenorizado y metódico estudio de los nombres de cada una de las víctimas.

Israel incumple las resoluciones que le impone las Naciones Unidas

Hay que recordar que la primera resolución incumplida respecto a la zona fue la 181 de 1947, que estipulaba la creación de un Estado Judío y un Estado Árabe, resolución que ningún país árabe aceptó en su momento, atacando a las pocas horas de la declaración de independencia del flamante estado.

Otra resolución, la 242 del Consejo de Seguridad de la ONU de 1967 estableció “la retirada de las Fuerzas Armadas israelíes de territorios ocupados durante el conflicto (“Guerra de los 6 días”) y el cese de todas las afirmaciones de beligerancia, el respeto y reconocimiento de la soberanía, de la integridad territorial y de la independencia de cada Estado de la región, y de su derecho a vivir en paz en el interior de fronteras seguras y reconocidas, al abrigo de amenazas o de actos de fuerza”. Es decir que Israel deberá devolver los territorios conquistados a cambio del reconocimiento de sus vecinos. Ese mismo año se celebra la Conferencia de Kartum, donde los países árabes respondieron con los famosos tres “no” a Israel: No a la paz con Israel, No al reconocimiento del Estado Judío y No a las negociaciones.
Hubo que esperar a 1978 para que Egipto se convirtiera en el primer país árabe en aceptar la existencia de Israel y en garantizar la paz. En respuesta, tal y como lo estipulaba la resolución de la ONU, Israel entregó a Egipto la zona del Sinai.

Se está cometiendo un genocidio

Según la Real Academia Española, el término “genocidio” implica el “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social”. En el caso de Gaza no se trata de un “genocidio” sino de un conflicto en el que un país democrático intenta evitar las agresiones de un grupo terrorista que gobierna un territorio vecino y que le niega su derecho a existir. Prueba de que no se trata de un genocidio es que en los últimos diez años la población palestina ha aumentado en un 30%.

Por otra parte, el término “genocidio” comenzó a emplearse tras los horrores de la Segunda Guerra Mundial, para definir el crimen cometido por los nazis contra los judíos, que nada tuvo que ver con un enfrentamiento sino con una persecución a un pueblo indefenso. La descripción de Israel como un estado genocida supone, además de una flagrante mentira, un claro ejemplo de antisemitismo, y un insulto a las víctimas del Holocausto, así como a las de los genocidios más recientes como Ruanda o Darfur.

La única intención de la primera Flotilla fue la de provocar a Israel por razones exclusivamente políticas, y no la de entregar ayuda humanitaria . Mucha gente de buena voluntad participó en ella, engañada por los organizadores, desconociendo su verdadera identidad y sus objetivos. La nueva Flotilla apunta en la misma dirección.

Amparados en su imagen, lejos de hacer “florecer nuevas esperanzas” los actores y los periodistas españoles han sumado su voz a esta manipulación que no hace sino perpetuar las mentiras y el sesgo antisemita de la opinión pública.

 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009