ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
El Mundo: un ocultamiento y una impostura por parte de su enviada especial en Gaza
por Marcelo Wio
13 de Abril de 2016

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
 
El día 6 de abril, la enviada especial del diario español El Mundo a Gaza daba cuenta del hallazgo de unas ruinas bizantintas en dicho enclave costero.

En dicha crónica, sin percatarse, la enviada especial ponía en duda las “severidades” de las que a menudo da cuenta, al comentar que el hallazgo se produjo durante el “trabajo de desescombro de un edificio recién demolido. Situado en el casco antiguo de la ciudad de Gaza, el inmueble había albergado durante años algunas de las tiendas del bullicioso mercado y, en su lugar, se había planeado la construcción de un moderno centro comercial con varias plantas”.

Es decir, que si bien, aparentemente, no hay material para reconstruir viviendas, sí lo hay para construir un “centro comercial de varias plantas”. Centro comercial, que, claro está, ofrecerá productos que supestamente "que no hay (o no debería haber)" en Gaza "a causa del bloqueo"...

Pero, volviendo a las antigüedades halladas, el texto informaba sobre algo que estaba teniendo lugar. Aunque, nuevamente sin pretenderlo, acaso, volvía a dar un inidicio:

Mientras tanto, las obras continúan y las excavadoras siguen ahondando en lo que será el futuro cimiento del centro comercial. Los obreros no cesan de extraer restos de utensilios de cerámica de diferentes épocas, como la romana, y los depositan en una caja de cartón”.

Difícilmente pueda esto ser el trabajo habitual en un yacimiento de antiguas ruinas (ante un hallazgo arqueológico, las obras deberían detenerse; al menos, esa es la práctica usual); aunque, por boca de los representantes de Hamas, el texto de la sensación de un respeto por el pasado cristiano – anterior al nacimiento del islam en la península árabe -, y un cierto orgullo por el descubrimiento.

Mas, según la información (12/04/2016) ofrecida por el periodista árabe israelí Khaled Abu Toameh, la realidad es bien otra:

Los cristianos palestinos están indignados por la destrucción de las ruinas de una antigua iglesia bizantina que fue recientemente descubierta en la ciudad de Gaza.

La protesta, sin embargo, no ha logrado atraer la atención de la comuinidad internacional, especialmente de agencias de las Naciones Unidas tales como UNESCO, cuya misión es asegurar el patrimonio cultural y natural del mundo.

Las ruinas de unos 1800 años de antigüedad fueron descubieras en la plaza Palestina, en el barrio de Al-Darraj de la ciudad de Gaza, donde Hamas planea construir in centro comercial. El dramático descubrimiento de antigüedades no parece haber dejado una imperesión en los trabajadores de la construcción, que han quitado los artefactos arqueológicos y continuado con su trabajo en el sitio.

Desafiando la creencia, se utilizaron topadoras para destruir algunas de las piezas, provocando las críticas de cristianos palestinos, algunos de los cuales se apresuraron a acusar tanto a Hamas como a la Autoridad Palestina de copiar las tácticas de ISIS para destruir sitios históricos.

Para los cristianos palestinos, la destrucción de las ruinas de esta iglesia es un nuevo intento por parte de los líderes palestinos musulmanes de borrar tanto la historia cristiana como cualquier signo de presencia cristiana en los territorios palestinos”.

Algo bien distinto de lo que pretendía sugerir la enviada de El Mundo, que optaba por lavar la imagen de Hamas (un grupo terrorista según la Unión Europea y Estados Unidos, entre otros) y pintar como excavación arqueológica lo que es una excavación para cimientos. 
 
Además, aprovechaba para terminar deciendo, en voz de Yamal Abu Reida, director general del Ministerio de Turismo y Antigüedades de la franja de Gaza, que el hallazgo:

“... comprueba que Palestina siempre estuvo poblada. Nuestro pueblo siempre ha estado aquí desde la Antigüedad hasta ahora, sin ruptura alguna”.

Casi como que un cuáquero diga, luego de descubrir un yacimiento de ruinas indígenas Powhatan, en la bahía de Chesapeacke (Estados Unidos), que ello demuestra que los cuáqueros siempre estuvieron allí... Como si unos (los árabes palestinos) y los otros (cuáqueros), no hubiesen arribado a esos territorios con posterioridad. Pero todo vale, al parecer, en el caso palestino. Sobre todo, cuando las ruinas (cristianas) preceden a quien pretende llevar allí desde antes de las mismas. Claro que a los cuáqueros, no se les ocurriría tamaña impostura lógica e histórica.
 
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009