ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Europa Press diluye los hechos
por Marcelo Wio
5 de Diciembre de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
El 5 de diciembre de 2014, la agencia española Europa Press recogía una noticia publicada por el diario Ha'aretz, pero diluía los hechos que el medio israelí daba por hecho. Decía la agencia:

“La policía de Israel ha arrestado este jueves a una adolescente palestina que se aproximó a un puesto de control ubicado en el norte de Jerusalén presuntamente portando un cuchillo y llamando a la ‘yihad', según ha informado el diario israelí ‘Haaretz'”.

¿Eso dijo el diario israelí?

No.

El diario israelí señaló que:

“Una chica palestina fue arrestada en un checkpoint al norte de Jerusalén el Jueves luego de avanzar hacia unos policías y guardias de seguridad sosteniendo un cuchillo y llamando a la yihad”.

Europa Press decía que Ha'aretz informaba sobre algo que el diario israelí no había informado. Y, así, la agencia española de noticias transformaba en dudoso lo que no lo era.

Por su parte, el diario Jerusalem Post indicó que la investigación del suceso reveló que la joven pretendía llevar un ataque contra judíos.

Mas, continuando con la crónica de la agencia española, esta no se detenía en instalar un halo de duda, o sospecha respecto de las circunstancias del arresto la joven palestina:

“Por otra parte, un palestino ha resultado herido de bala después de que una unidad militar le disparara en las extremidades inferiores durante un enfrentamiento entre manifestantes y fuerzas de seguridad…”.

El citado diario Ha'artez, en el mismo párrafo en el que daba cuenta de la detención de la joven palestina, apuntaba que:

“En otro incidente, un palestino que estaba arrojando piedras fue abatido por militares y herido en su pierna”.

Es decir, Europa Press distorsionaba el suceso – palestinos arrojando piedras contra las fuerzas de seguridad – para darle una significación distinta: un “enfrentamiento”, un “cara a cara”, donde puede inferirse que las piedras van y vienen, donde ambas partes pueden considerarse agresoras.

Además, el diario Ha'aretz también indicaba que ese mismo día había tenido lugar otro incidente, en el que jóvenes del barrio de Silwan, en Jerusalén Este, enarbolaron banderas de Hamas (considerada una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros) y arrojaron fuegos de artificio contra una unidad de la Policía de Frontera.

¿Por qué habrá omitido este incidente Europa Press? ¿Porque era muy complicado distorsionarlo o suavizarlo?

Y estas preguntas llevan a otra más importante: ¿Por qué cambió la agencia lo que decía la crónica del diario israelí al que citaba?

¿Porque había que ajustar la realidad a una narrativa preconcebida, en la que los palestinos son, indefectiblemente, víctimas; y los israelíes, agresores (es decir, sus acciones no son consecuencia de una causa anterior, no tienen justificación posible)?

 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009