ReVista
 
   
 
       
         
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
 
 
 
 
 
 
Uno de esos días…
por Marcelo Wio
23 de Junio de 2014

Imprimir Imprimir | Enviar Enviar | Bookmark and Share Compartir
 
 
Uno de esos días en lo único que acertó el redactor del artículo publicado por el diario mexicano El Economista, fue en la fecha y el punto final. La crónica, del 22 de junio de 2014 llevaba el siguiente título:

Israel se lanza contra Siria ante muerte de menor judío

¿Israel se lanza contra Siria? ¿Contra toda Siria, contra sus ciudades, sus civiles, a lo tonto y a lo loco?

Evidentemente, no.

El propio redactor señalaba que:

“La aviación israelí atacó este domingo algunas posiciones sirias en los altos de Golán en respuesta al disparo de un misil que dejó un muerto en el lado israelí, según la prensa local.

‘El ejército israelí atacó posiciones del ejército sirio en el Golán. Residentes del norte de Israel oyeron explosiones del lado sirio de la frontera', dijo el portal de información israelí Ynet”.

Eran posiciones del ejército sirio… Nueve, para ser precisos - en una zona muy definida y reducida. De esta manera, el “Israel se lanza contra Siria” es casi como titular “Justin Bieber visita a joven eslovena en su casa”, por el sólo hecho de que la joven eslovena escuchó un tema de Bieber por la radio.

Y, bueno, la respuesta israelí tampoco tuvo lugar en los Altos del Golán - territorio bajo control israelí desde 1967 y finalmente anexado en 1981 -, sino en el Golán sirio. Pero es esta una mancha menor en un tigre muy moteado de equivocaciones.

Pero, siguiendo con el conspicuo titular, ¿por la muerte de un “menor judío”? ¿Todo israelí es judío o se presupone tal?

Otra vez, es la crónica la que vuelve a contradecir – y corregir – el titular:

“Un adolescente árabe israelí de 13 años murió el domingo en el Golán, en el incidente más grave de la zona ocupada por Israel desde el inicio de la guerra civil en Siria en 2011”.

¿En tres párrafos el “menor judío” se convirtió en árabe? ¿O ya era árabe de entrada?

¿Cómo un titular puede estar tan desconectado del artículo al que presenta?

¿O acaso el redactor piensa que mucha gente sólo leerá, precisamente el titular y, a lo sumo, también el primer párrafo vago e indefinido?

Para finalizar a bombo y platillo la cadena de errores, la crónica indicaba que:

“En marzo, la aviación israelí bombardeó posiciones de ejército sirio unas horas antes de la explosión de una bomba que hirió a cuatro soldados israelíes en el Golán”.

No. La respuesta fue israelí, con lo que la bomba fue la causa de dicha réplica. En otras palabras: la bomba es anterior a la respueta israelí. ¡Qué desorden de causas y efectos!

El 19 de marzo de 2014 la Deutsche Welle en español explicaba:

“La fuerza aérea israelí ha bombardeado posiciones del ejército sirio cerca de las aldeas de Kom y Nouriyeh tras el ataque sufrido, doce horas antes, por una patrulla militar israelí en los Altos del Golán, informó un portavoz militar de Israel.

[…]

La respuesta israelí se produjo como respuesta al ataque perpetrado por desconocidos, que activaron el martes un artefacto explosivo bajo un vehículo militar, causando heridas a cuatro soldados israelíes. Poco después, la artillería israelí disparó contra objetivos militares en Siria”.

En fin, un día de esos…
 
 
 
 
         
      Portada | Temas | Países | Publicaciones | Acciones | Sobre Ética | Contáctenos | Enlaces  
         
 
ReVista Copyright 2008-2009